Bienestar

Gracias primavera

El post de hoy no surge como recomendación, es más una reflexión porque la newsletter de ayer de Jesús Terrés me tocó. El fracaso antes del fracaso. (Si aún no estáis suscritas a su newsletter @nadaimporta entonces sí es una recomendación)

““Tengo la certeza de que fracasaré en esto, y me duele, y esta certeza me hace sentir incapaz, cansado y frágil. Pero aun así, voy a intentarlo. Porque no quiero resignarme. Pero si tengo que apostar, lo tengo clarísimo: no voy a poder”.

Jesús hablaba de lo que los psicólogos llaman la indefensión aprendida, “has fallado tantas veces en un propósito que hasta la última célula de tu cuerpo te grita bajito el resultado antes del partido: va a salir mal.” Ese sentir que no puedes controlar el resultado. Aún así nos vestimos de super héroes y seguimos intentándolo.

En mi caso es algo que aprendí de pequeñita, lo vi y viví tantas veces que antes si quiera de intentarlo ahora de mayor algo en mi interior ya me decía que sería difícil. Intentar controlar el resultado de algo ya quita mucha energía, pero en estas situaciones es agotador. De hecho ya lo decimos en las clases de yoga que tenemos que disfrutar del camino, de cada práctica de cada postura sin focalizarnos en conseguir posturas porque llegarán (siempre llegan si mantenemos la práctica).

Así que lo que el yoga me ha enseñado ante el fracaso es que hay que seguir intentándolo bien.

Respetar los tiempos de la naturaleza y de nuestro cuerpo.

Rodearnos de personas bonitas que nos nutren.

Buscar (y todavía más importante aceptar) ayuda.

Siendo muy compasivos con nosotros durante el proceso.

Confiar.

Gracias primavera por venir a recordarnos que después del yermo invierno, vienes tú. Con tus colores y tus sueños por cumplir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario